NoticiasIr a esta sección

El Alcalde explica el funcionamiento del Servicio de Ayuda en el Hogar
Fecha de publicación: 16 de abril de 2021

Un colectivo con el que toda la sociedad tenemos una gran deuda moral y de vida: nuestros mayores dependientes o que viven en soledad.

El Alcalde reivindica que es un servicio que debería prestar la Xunta de Galicia por ser de su competencia directa, pero que delega en los ayuntamientos a pesar de que el Estatuto Gallego de Autonomía establece en el artículo 27.23º que corresponde al poder gallego a competencia exclusiva en materia de asistencia social    
 
 
CÓMO FUNCIONA, QUiÉN TIENE DERECHO A ESTA PRESTACIÓN, CUÁLES SON LOS COSTES Y El PROCEDIMIENTO PARA PODER SER BENEFICIARIO DEL SERVICIO.
 
 
  • El Ayuntamiento de A Cañiza reforzó y mejoró la prestación de este servicio por considerar una prioridad velar por el bienestar y la calidad de vida de nuestros mayores. 
  • El  SAD se financia con  copagos de la Xunta de Galicia, del Ayuntamiento y de los beneficiarios en función de su nivel de ingresos. 

 

  • En la actualidad el  SAF presta a los 27 usuarios del programa un total de 15.564  h. anuales con un coste para el ayuntamiento de 17€/ h. La  aportación media de pago del usuario es de 1,79€/hora y en algunos casos no pagan nada.

 

  • Desde el año 2012  en que se pone en marcha el  SAF, la Xunta de Galicia no actualizó el pago de las horas a los ayuntamientos que se mantiene en  9,70€/ h. Desde hace 9 años la Xunta mantiene congelado el pago del módulo/hora, teniendo el Ayuntamiento que asumir los incrementos que aumentan año tras año con el nivel de vida y las subidas salariales del personal.

 

  • La  aportación del Ayuntamiento al servicio fue incrementándose en los últimos años, pasando de 25.656,42€ en el año 2016,  a 39.489,90€ en el 2018 y la 67.868,58€ en el año 2020.

 

  • El Servicio  costó el año pasado 245.963,00€, casi 44.000€ más que en el año 2018 (con un coste de 202.574,46) y 122.427,29€ más que en el año 2016 ( con un coste de 123.535,71 €)
  • Aunque la Xunta autoriza el número de horas  que puede prestar cada Ayuntamiento para posibilitar la entrada de nuevas personas en el sistema, la realidad es que solo abona el coste de la mitad de estas horas sin tener en cuenta si los presupuestos y la liquidez de los Ayuntamientos pueden asumir este sobrecoste.
 
 
La Orden  que regula la prestación de este servicio es la de 22 de enero  de 2009 de la Consellería de Vicepresidencia de la Igualdad y del Bienestar de la Xunta de Galicia. 
 
En su artículo 4.4 recoge que  “…En todo caso las atenciones prestadas tendrán un carácter de refuerzo y no  substitutivo de las propias capacidades de la persona usuaria o de otras personas de su contorno inmediato, de manera que se facilite y promueva su autonomía…”
 
 
Mejorar la calidad de vida de los usuarios, posibilitar la permanencia de las personas en su entorno de convivencia habitual, favorecer la autonomía personal en el propio domicilio, mantener, mejorar y recuperar las redes de relación familiar y social, prevenir situación de dependencia o exclusión social, retardar la institucionalización son algunos de los objetivos que se pretenden alcanzar con la prestación de este servicio.
 
Está coordinado por personal técnico cualificado. El Ayuntamiento abre un expediente por cada usuario o unidad de convivencia a la que se presta el servicio, en el cual consta el informe social firmado por la trabajadora social, un proyecto de intervención, un acuerdo del servicio firmado entre el Ayuntamiento y la persona usuaria y la supervisión del servicio efectivamente prestado.
 
Las solicitudes de los particulares para acceder al servicio son valoradas obligatoriamente  por el trabajador social de los servicios sociales de atención primaria, que, una vez realizada la correspondiente visita domiciliaria, determina, mediante informe preceptivo y vinculante, la idoneidad del servicio, así como la intensidad recomendable para cada caso concreto. La intensidad del servicio determinara en horas mensuales de atención, distribuidas en función de las necesidades de la persona usuaria y del informe técnico 
 
La capacidad económica de las personas usuarias del  SAF  se calcula en atención a su renta y, a su patrimonio. Se tiene en cuenta, además, las personas convivientes económicamente dependientes, de acuerdo con los ingresos netos que perciban que comprenden los rendimientos de trabajo, incluidas pensiones y prestaciones de previsión social, cualquier que sea su régimen; los rendimientos de capital mobiliario e inmobiliario; los rendimientos de las actividades económicas y las ganancias y pérdidas patrimoniales.
 
compartir

agenda